Proyecto Nitrocon

  • por
  • Fecha entrada:
volver

Logroño Abril 2021
La reducción de abonos nitrogenados no repercute en la calidad ni cantidad de los alimentos obtenidos, según apuntan los primeros estudios del Grupo Operativo para el uso sostenible de fertilizantes nitrogenados en cultivos en rotación en La Rioja Alta (Nicotron)

El objetivo principal del Grupo Operativo Nitrocon es el desarrollo de nuevas metodologías y protocolos de fertilización y riego que permitan optimizar la calidad y rendimiento de forma sostenible de cultivos en rotación de guisante, judía verde, remolacha azucarera, colza y cereal en La Rioja Alta, zona clasificada como vulnerable a la contaminación por nitratos.

La UR, dirigen las analíticas y publicaciones científicas del proyecto, en el que también participan las asociaciones de productores Cooperativa Garu (coordinadora) y Aimcra, así como las empresas Spectralgeo y Encore Lab. Está co-financiado por el Ministerio de Agricultura, el Gobierno de la Rioja y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader).

Los primeros resultados, obtenidos en las parcelas experimentales con rotaciones de guisante y judía verde durante los años 2019 y 2020, señalan que con reducciones de hasta el 86 % del abonado nitrogenado y sin modificar el resto de las nutrientes ni el riego, no se han encontrado diferencias significativas ni en producción ni en calidad de los productos obtenidos, a pesar de las tormentas de granizo sufridas el 9 de mayo y el 9 de julio de 2020.

Sin embargo, los contenidos en nitratos del suelo no han mostrado una tendencia clara con el descenso de la fertilización nitrogenada. El grupo creen que esto puede deberse a varios factores: una menor extracción de nitrógeno por parte de los cultivos en el año 2020, al verse reducido su desarrollo vegetativo a consecuencia de las tormentas de granizo; la diferencia en el régimen de precipitaciones que pudo modificar la cantidad de nutrientes lixiviados, o los contenidos en nitrógeno del suelo previos a la siembra de los cultivos.

En la ejecución del proyecto, se han seleccionado y caracterizado una serie de parcelas de la zona vulnerable de La Rioja Alta. A lo largo de sus cuatro años de duración (hasta abril de 2023), cada parcela está siendo cultivada con una rotación de los cultivos de la alternativa de la zona. Se han establecido, además, subparcelas con distintas dosis de abonado nitrogenado, para poder estudiar el grado de asimilación de nitrógeno por el cultivo y la fracción de lixiviado dependiendo de la fertilización aplicada.

Para la obtención de datos se han instalado sensores de humedad de suelo a distintas profundidades en cada una de las parcelas, así como una estación meteorológica en el área de influencia. Se realizan también vuelos de dron tomando imágenes multiespectrales para determinar la relación entre diferentes índices de vegetación, en distintas fases de cultivo, y el estado nutritivo y producción de cada cultivo.

El proyecto busca establecer estrategias de abonado adecuadas y poner a punto tecnologías de monitorización para el seguimiento nutricional de los cultivos, entre otros objetivos. Esto podría suponer un importante ahorro en costes para el agricultor, además de una mayor calidad en el producto final

< Volver